Empezando esta aventura

EMPEZANDO ESTA AVENTURA

Por fin aquí está la sorpresita que os venía anunciando estos días.

Espero que este espacio llegue a ser un lugar de encuentro interactivo; ese libro de visitas; el diario de bitácora en el que también vosotros reflejéis libremente vuestras impresiones y emociones, y así nos enriquezcamos todos.

¡Ojalá que os guste! Irene

martes, 10 de diciembre de 2013

Mezcla de emociones

Querido Ejército Aliado:

Habréis notado que estoy un poco callada e incluso esquiva, a veces. La razón es que todo el proceso de cambio de médicos desde Quirón al Hospital de Madrid San Chinarro (Clara Campal) está resultando tedioso y agobiante. Pruebas y más pruebas, contar una y otra vez mi historia clínica a médicos y más médicos… estoy saturada de hablar de cáncer y además no me hace bien.

Sólo os hago un mini resumen: Hay cuatro o cinco posibles tratamientos, pero aún no sé cuál será el más indicado ni cuándo me lo podrán dar. No sé qué efectos ni primarios ni secundarios tendrá, ni cómo actúa a nivel biológico. Total, que mucha incertidumbre a corto plazo y empeoramiento a nivel físico que también se traslada al estado de ánimo.

Vuelvo a estar incómoda con las heridas, veo cómo algunos bultitos crecen día a día y cómo mi optimismo se va transformando en un vivir hoy y cada vez con menos ganas.

Sigue habiendo actividades y proyectos que hago y que me ilusionan, pero llevo una temporada bastante seta, haciendo muy pocas salidas y pasando mucho tiempo sola, por propia decisión.  Es tiempo que a veces utilizo para pensar, otras para llorar, muchas para dormir y otras para estar a mi rollo, leyendo, escribiendo o viendo una peli.

No me siento moribunda ni nada de eso, tal vez un poco deprimida sí, pero de forma intermitente. Quitando las heridas, por lo demás estoy estupendamente, ya sabéis: tipazo, estilosa, con la piel que no sé por qué pero la tengo estupenda, el pelo que me ha vuelto a salir muy fuerte y ahora lo llevo muy gracioso, no me duele nada (las lesiones de vértebra y rodilla, totalmente olvidadas), me siguen gustando el vino y los chicos guapos… en fin, que hay muchas cosas que no entiendo… esto de que tenga cáncer me parece ya totalmente innecesario. Si la vida me estaba mandando un mensaje, ya no sé qué parte es la que no estoy pillando.

Bueno, este correo es solamente para pediros disculpas si no os he contestado llamadas o correos y para poneros un poco al día. No os sintáis obligados a contestarme, a animarme ni a nada de eso. Creo que estoy en un proceso psicológico que debo pasar y del que saldré fortalecida, con toda seguridad. Sabéis que si necesito algo os lo voy a pedir y que si estoy con ganas de juerga, soy la primera en proponer planes… pero ahora no toca.

Seguiré informando o compartiendo relatos o lo que sea.

Un beso muy fuerte

Irene

2 comentarios:

  1. Querida Irene
    Aquí tienes una súbdita vasalla -una entre tu innumerable Ejercito Aliado- dispuesta a empujar contigo en el momento en que "silbes"....
    Mientras tanto -y por supuesto sin disculpas ni explicaciones- aquí estamos, en la retaguardia
    Un beso muy muy fuerte.
    Maria
    Beso

    ResponderEliminar